miércoles, 6 de enero de 2010

La chica que hoy venía delante mío estaba toda empapada de transpiración; se hacía viento con unos apuntes pero nada... hasta que no aguantó y se secó con los apuntes dejándose toda la tinta de las hojas en el cuello.

El sacrificio siempre es necesario.

6 comentarios:

Ramiro dijo...

jajajajajaja, buenísima la charla de los bondiman!!

Y la minita esa... pobre.

Ariadna dijo...

La charla entre los colectiveros, en TIPICA. Cuando veo que un bondi, frena al lado de otro, y abre la puerta, ya empiezo a putear... onda, no tengo ganas de saber lo que dice xD
que bajóon la mina!

MaRiaN dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MaRiaN dijo...

Pobre chika esa es la cosa mas incomoda del mundo !!
la acompaño en sentimiento ,ojala nunka me pase!

Roger Borratint dijo...

Ariadna, tenés que revisar urgentemente tus valores. Las charlas de los bondileros SIEMPRE son lo más. Digan lo que digan.

Fijate.

A la mina yo la entiendo. Ayer caminé cuatro cuadras, CUATRO PUTAS CUADRAS DE MIERDA y llegué absolutamente mojado al lugar al que me dirigía. Hubiera pagado 20 dólares por una de esas toallitas húmedas que ÚNICAMENTE se pueden conseguir en los aviones y en ningún otro lado en todo el puto universo.

Saludos a todos.

Lila Biscia es Lilus bla bla dijo...

ja! me gusta!
"llevo a boudelaire pintado en mi cuello"