jueves, 31 de marzo de 2011

“Tome abuela, acá le dejo el asiento.”

“Está bien querido, no te molestes.”

“No, no… yo ya me bajo…”

“¡Ah, yo también! Entonces ayudame a cruzar la calle.”

Ofrecerse, es un viaje de ida.

8 comentarios:

La Hilarante dijo...

Uno da la mano y le toman el codo!

Mariquita Sanchez de Thompson dijo...

OFERTA Y DEMANDA PURA!

J.J. Bustos dijo...

Uno de la mano y lo agarran del pescuezo.

Princesa de perfil bajo dijo...

La gente se aprovecha de la generosidad... jajajaj.

Monica dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mercedes dijo...

Bieeeeeeen, asi me gusta!
Gracias por sacarme una sonrisa en esta aburrida vida rutinaria con tus anécdotas y ocurrencias para rematar el final de las situaciones.
Sos un groso flaco, admiro esa cualidad y originalidad que no todos tienen.

- guimar . dijo...

Jajajaja, tan viva, la señora.

La hija de la Lagrima dijo...

Nada es gratis en la vida...como lo abrochó la señora! jajajaaj