sábado, 8 de agosto de 2009

Una lectora (Chochi) me contó una vez que en el bondi le ofrecieron el asiento a una mujer porque pensaban que estaba embarazada, a lo que el marido contestó "No, es que somos gorditos nomás..." (me morí cuando la leí)
En fin, hoy pasó algo más o menos parecido...

Resulta que subió una chica, con sus auriculares, su libro y la mochila. Un señor mayor venía sentado con sus ENORMES anteojos.
Cuando la chica subió, él se levantó y le dijo "Tome asiento por favor" y la chica lo miraba con una mezcla de agradecimiento y duda. Hasta que me di cuenta por qué el señor hizo eso: la chica llevaba la mochila colgada en la parte de adelante.

Las apariencias engañan.

5 comentarios:

Tequila Sunrise dijo...

Me pasó EXACTAMENTE lo mismo que esa chica. Yo iba vestida de negro con una mochila negra colgada adelante y una señora grande en el primer asiento que no veía un pomo insitía una y otra vez que me siente.

Uma Foam dijo...

jajaja que locura!
a mi una vez una señora mayor me cedio el asiento cuando tenia el brazo operado y enyesado, no lo necesitaba porque me queba ael otro,
pero insistio tanto que tuve que sentarme....
GRACIAS SEÑORA :P

FEDERICO MORENO dijo...

Moooooooooe buenoooo.

Grog dijo...

jaja, uma, a mi me paso exactamente lo contrario yo me acababa de enyesar el brazo, estaba en el bpndi, y yo me imaginaba, un hay veni sentate que estas enyewsado, pero no paso nada, un rato despues de subirme tire un:"eh toy enyesado, alguien?el asiento?"

Juanita is dead dijo...

me apso , y fue horrible porque la otra gente se rio porque le dije que estaba gorda